INICIO HISTORIA ENLACES CONTACTO  

G. I. Gurdjieff nació cerca del Mar Negro. Las circunstancias de su infancia alentaron sus preguntas acerca del verdadero sentido de la vida. Más tarde, como miembro del grupo Los Buscadores de la Verdad y con su búsqueda individual, logró conocer los elementos de una ciencia olvidada.
Gurdjieff llegó a Rusia donde, en 1915, conoció a P. D. Ouspensky. Formó grupos en Moscú a los que se integró Thomas de Hartmann. En 1922, en Fontainebleu, Francia, formó el Instituto para el Desarrollo Armónico del Hombre, donde trabajó con sus alumnos siendo él su maestro, en el sentido de encarnar el conocimiento que puede provocar el despertar. Entre sus alumnos estaban Alexandre y Jeanne De Salzmann, A. R. Orage, H. Tracoll y más adelante J. G. Bennett y M. Nicoll.
En vida, Gurdjieff publicó varios libros y realizó demostraciones de Danzas Sagradas y Movimientos en París y en Estados Unidos. “Él logró penetrar en el conocimiento de las Danzas Sagradas, las cuales, en sus evoluciones, evocan muy exactamente los secretos movimientos de los hombres y de los cuerpos celestes.” Pero esas danzas, algunas relacionadas con el Eneagrama (Ley de Siete, Ley de Tres), son parte de un sistema más amplio de conocimiento del ser del hombre, que él trató de transmitir con sus acciones.
Cuando G.I. Gurdjieff murió en París, encargó a J. De Salzmann, su alumna más cercana, “hacer todo lo posible y aún lo imposible para que tenga efecto lo que yo he traído”. Ella dedicó su vida a esta tarea: conservó los grupos de trabajo de Francia, y estableció grupos en Londres, Estados Unidos y a través de la Sra. Nathalie de Salzmann de Etievan, en Venezuela, siempre alentando a sus alumnos a tratar de conocerse a sí mismos. Debemos a ella, además, la película Encuentros con Hombres Notables dirigida por Peter Brook, la publicación de libros del Sr. Gurdjieff y la producción de varios discos de música de su Enseñanza.
El instituto Gurdjieff de México, fundado hace más de cuarenta años, sigue la tradición de la enseñanza de G. I. Gurdjieff y continuada por J. de Salzmann, a través de intercambios, Movimientos del Sr. Gurdjieff, lecturas y trabajos diversos realizados en una casa en el campo. Tiene a su cargo grupos en CD de México, Cuernavaca y en algunos estados de la República, y está en contacto con las fundaciones Gurdjieff de Nueva York, Venezuela, Francia, Londres y otros países.

Sólo la verdad tiene el poder de apaciguar la conciencia.

G. I. Gurdjieff